Categoría: Tips , 23 Mayo, 2017

15 maneras de darle amor a tu casa

15 maneras de darle amor a tu casa

Para darle un aire fresco a tu hogar no siempre es necesario invertir en grandes modificaciones como  tirar una pared abajo o construir una habitación nueva. Si querés renovar la casa y darle un poco de amor sin que te lleve demasiado tiempo ni dinero, te traemos algunos trucos para leer tomando mate y ayudarte a sacar tu lado más artesanal. De formas muy simples podés darle un giro creativo a cada rincón de la casa.
 

Quince formas muy fáciles de darle amor a tu casa

 

1) Libros que flotan


¿Cómo se verían tus libros flotando en la pared? Seguro vas a sorprender a más de una visita, y liberarás mucho el espacio al no tener que usar estantes. Facilísimo de hacer: basta con atornillar un soporte a la pared y colocar los libros encima. El soporte queda invisible y parece que los libros flotaran.


 

2) Magia con palillos


¿Qué tal algunas ideas creativas con las pinzas de colgar la ropa? Fijate por ejemplo esta lámpara hecha con un soporte, la luz dentro y las piezas de madera pegadas alrededor:
 


 
O estas macetitas ideales para plantas pequeñas, hierbas aromáticas o tunas. Una latita limpia, palillos alrededor y ya tenés un recipiente para llenar de tierra y vida.


 

3) Tazas personalizadas


Fácil y práctico: comprás tazas lisas, y con un marcador permanente (asegurate de que lo sea) le escribís un mensaje, una frase bien tuya o un lindo dibujo. Es una buena idea para crearlas en familia, sobre todo si te animás a decorar también platos.
 


 

4) Palets en el patio


Muchas personas compran muebles hechos con palets, sin saber que pueden crearlos ellos mismos a un costo mucho menor y de forma muy simple. Solo necesitás 10 o 15 palets, que se distribuyen en el porche, patio o jardín creando un lindo lugar de descanso. Algunos almohadones, un par de colchonetas, y listo.
 


 

5) ¿Ya no sabés dónde guardar tus zapatos?


Acá tenés una solución: agarrá esas perchas viejas de alambre, cortalas en la mitad inferior y doblá las puntas para arriba. Armá un círculo para la terminación así no te pinchás. Ya tenés un accesorio muy práctico para colgar zapatos. 
 

 

6) Jarrones con frío


Para que tus floreros no pasen frío este invierno, los podés vestir con medias (de esas que ya no tenemos ganas de remendar o perdieron su par). Tijera en mano, cortás la puntera y simplemente se lo pones al jarrón, cuidando que la zona con elástico quede en la parte superior. Le da un toque colorido y cálido al ambiente. 


 

7) La despensa que desafía la gravedad


Con atornillar las tapas de los frascos en la parte de abajo de la estantería de tu cocina, los almacenás “flotando”. Cuando los quieras usar, girás el frasco en vez de la tapa (que siempre queda fija). Además de aprovechar el espacio vas a generar curiosidad y asombro en las visitas.
 


 
 

8) Botellas de luz


Para reciclar los envases de vidrio, podés convertirlos en lámparas simplemente rellenando la botella con luces led o ese juego viejo de luces navideñas que siempre te cuesta desenredar cuando armás el árbol en diciembre.
 

 

9) La cerveza al servicio de la joyería


¿Cuántas botellas chicas de cervezas pasaron por tu mano? Guardate algunas y podés convertirlas en prácticos soportes de pulseras, tu alhajero de confianza.
 

 
10) Nubes luminosas
 
Una decoración muy simple y perfecta para el cuarto de los más chiquitos. La nube principal se recorta en madera liviana, y se anexa a la pared dejando un espacio para colocar la luz. 
 




 
Más allá de estas manualidades, para darle amor a tu casa hay algunas acciones que de por sí renuevan todo el ambiente.


11) Limpiar


La casa cambia mucho cuando todo está limpio. Una mano de cera en un piso de madera cambia todo, lavar las cortinas y almohadones dan un brillo nuevo a las habitaciones. Y los accesorios para el jardín, que al estar al aire libre sufren el azote del clima y necesitan cierto mantenimiento. Muchas veces con solo limpiarlos ya quedan como nuevos.

 

12) Caminar con una bolsa por la casa


La consigna es caminar por toda la casa con una bolsa en la mano, y meter en ella lo que encuentres que ya no te guste, lo que ya no usás, lo que esté roto, lo que no recordabas que tenías, y para afuera (siempre buscá la alternativa de reciclar o regalar antes que tirar). Seguro que esa bolsa se llena con 5 o 10 objetos de esos, un gran paso para que todo se vea más ordenado. 
 

13) Reorganizar 


A veces con solo cambiar las cosas de lugar todo se ve distinto: un sillón que estaba acá lo colocamos allá, rotación de almohadones, cambiar de lugar los retratos y los cuadros... Otras solo basta con girar los objetos, para que un florero, un adorno o un mueble muestre una cara que nunca vemos por colocarlo siempre de la misma manera. 


 

14) Lo nuevo se lleva lo viejo 


¿Compraste algo nuevo; ya tenías algo igual pero viejo, y conservaste las dos cosas? No lo hagas. Si, por ejemplo, compras un cesto nuevo para la ropa, regalá o transformá el viejo. ¿Nueva biblioteca? Adiós a la vieja. La actitud es conseguir algo nuevo y deshacerse de algo viejo como regla general, para ir renovando la casa, y de a poco sin darte cuenta prácticamente tenés una casa nueva.

 
15) Recipientes anti-desorden


 Mirá tu casa y detectá los lugares donde hay más desorden. Por ejemplo, es muy común que si hay un mueble cerca de la puerta de entrada, allí se acumulen llaves, monedas, teléfonos móviles, lentes de sol… Colocar un frasco o una pequeña caja de madera para guardar esas cosas, cambia drásticamente el aspecto desalineado que otorga la acumulación de objetos desperdigados en una superficie. Y si perdés algo, ya sabés dónde buscar. Lo mismo sucede en un escritorio con los clips, papeles y blocs.
 

 
 
¡Contanos cómo te quedaron estas renovaciones! Podés leer más sobre cambiar la energía de tu casa en esta nota.

¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?