Categoría: Guía de la Ciudad , 14 Febrero, 2017

Hoteles olvidados en Montevideo, parte I: "¿sabías que esto fue un hotel?"

Hoteles olvidados en Montevideo, parte I: "¿sabías que esto fue un hotel?"

Tal vez el espíritu romántico de este 14 de febrero nos contagió para pensar en los edificios que más convocan al romance: los hoteles. Hoy en Montevideo tenemos cientos de hoteles de alta categoría, algunos súper modernos, otros más tradicionales. Pero nada despierta romanticismo como pensar en esos hoteles antiguos, que hacen a la historia arquitectónica de la ciudad y que marcaron su origen como destino turístico, aunque el tiempo los haya  cubierto de olvido. Caminando por la ciudad seguro te topaste con uno de esos edificios que antaño supieron ser grandes hoteles, hoy verdaderos fragmentos de memoria muda. 

Intro: la historia hotelera de la ciudad


A fines del siglo XIX, la zona de Ciudad Vieja marcaba, en parte, el epicentro del mercado hotelero. Allí se esperaba a los turistas llegados en barco desde la bahía para alojarlos en la zona. Pero entrado el siglo XX, en una época en que las playas que hoy son parte de la urbe eran lugares de retiro para quienes vivían en la ciudadela, se buscó convertir a Montevideo en una “gran ciudad balnearia”, con grandes complejos hoteleros sobre la Rambla (Parque Rodó, Pocitos, Carrasco). 

Algunos de esos hoteles aún sobreviven, muy pocos cumpliendo la misma función de antaño, otros adaptados a nuevos contextos. En cualquier caso, este es un catálogo de algunos de esos referentes arquitectónicos que supieron marcar la cara de la ciudad con su impronta, y que aún hoy se erigen orgullosos de su historia y su permanencia.


Hotel Nacional: el que nunca llegó a ser


Ubicación: Toda la manzana entre las calles Cerrito, Monteverde, Piedras y Juan Lindolfo Cuestas.

Hotel Nacional y Puerto de Montevideo
Al fondo puede apreciarse el Hotel Nacional. Puerto de Montevideo. S/d de autor/CEDODAL: Archivo Eugenio Baroffio/CdF.


El Hotel Nacional fue diseñado como un alojamiento de alta categoría (350 habitaciones, cuatro salones) por el Ingeniero-Arquitecto Juan Tosi en 1888. Fue construido en 1890 por iniciativa del financista español Emilio Reus. A pesar de su nombre, nunca funcionó como hotel, y en 1895 el Estado adquirió las instalaciones para la Universidad de la República. Funcionaron allí diferentes facultades hasta 1973, cuando fue clausurado por el gobierno militar.


En noviembre de 2007 el edificio fue subastado en un remate judicial por deudas del anterior dueño con la Intendencia Municipal de Montevideo. Lo adquirió por el empresario griego Panagiotis Tsakos, por 3.300.000 dólares. Se supone que se invertirían entre 12 y 15 millones de dólares en la recuperación del edificio, para oficinas. Sin embargo, hoy todavía sigue sin ser reconstruido y en estado de semi derrumbe.

Antiguo Hotel Nacional, comienzos del siglo XX
El antiguo Hotel Nacional en 1900 (fuente: TecnologíaSUR)


Así se ve el Hotel Nacional hoy
Así se ve hoy (Fuente de la imagen


Casino Parque Hotel: el gigante de Parque Rodó


Ubicación: Intersección de la Rambla Presidente Wilson, Juan D. Jackson, Dr. Luis Piera y Dr. Pablo de María.

Casino Parque Hotel - Foto antigua
El Casino Parque Hotel en plena época de esplendor

Donde antes se levantaba el antiguo saladero de Ramírez, frente a la playa que también lleva su apellido, se construyó el "Hotel -Teatro-Casino del Parque Urbano" (tal era el nombre anterior del Parque Rodó). Basada en los planos originales del arquitecto francés Pierre Lorenzi, la edificación fue realizada por la empresa Crodara con el Arquitecto Guillermo West. Era un hotel a todo lujo, con dos canchas de tenis y enormes salones para fiestas de más de 500 invitados.

Estaba previsto que el hotel se inaugurara la Noche Buena de 1909, pero se postergó para el 30 de diciembre por el retraso del buque que transportaba las cocinas desde Alemania. Todo brillaba esa noche: las arañas, el Casino, los salones de té y baile, y dos orquestas llegadas de Buenos Aires para amenizar la velada. Aún así era una inauguración algo prematura, ya que muchas cosas no estaban listas, como la calefacción, los ascensores o los artefactos eléctricos. Lo que sí estaba listo eran las peluquerías. En el subsuelo estaban los alojamientos para las niñeras y personal de servicio que acompañaban a su patrones en el veraneo. 

En 1915, el Municipio adquirió el Local a la "Sociedad Anónima Casino Parque Hotel". Desde siempre fue un lugar medular en la vida social de la capital uruguaya, con fiestas y espectáculos internacionales, sobre todo en carnaval. Desde el 2002 hasta hoy el Ministerio de Relaciones Exteriores concedió en préstamo de uso varios espacios del ex Parque Hotel para que funcione como Edificio MERCOSUR, donde además de esta organización tienen sede la OEA y la UNESCO.  

Casino Parque Hotel, hoy sede del MERCOSUR
El edificio del ex-Hotel hoy


Palacio Salvo: el origen hotelero del símbolo de Montevideo


Ubicación: 18 de Julio y Plaza Independencia


Palacio Salvo en Construcción
El Palacio Salvo en construcción, 1920

Es cierto que el Palacio Salvo nunca fue un hotel -y mucho menos es un edificio "olvidado"- pero se encuentra en esta lista porque en sus orígenes fue concebido como hotel. Luego de que el predio que ocupaba el “Café y Chocolatería La Giralda” (lugar donde se estrenó La Cumparsita) estuviera en planes de demolición por problemas estructurales, se plantearon algunos proyectos para construir hoteles en este lugar. 


La Giralda
La legendaria cafetería La Giralda

Los hermanos Salvo compraron el predio y en los planos el hotel estaba pensado para 251 habitaciones, un piso panorámico en lo alto de la torre, comedor de calle junto al hall, salón de ventas de la confitería y salas de banquetes, de fiestas, de té. El edificio se inauguró en octubre de 1928, siendo en ese momento el más alto de América Latina. Era también el más alto del mundo en hormigón armado

Finalmente, por razones de rentabilidad y dificultades económicas de ese momento, el hotel apenas funcionó en el tercer piso. El resto se utilizó para la instalación de oficinas, locales comerciales y apartamentos. Hoy algunos apartamentos guardan en su estructura las dimensiones propias de las habitaciones de un hotel de lujo, que aunque no cumplió su rol original trascendió a la historia como el edificio más distintivo del horizonte montevideano.
 
Palacio Salvo hoy
El Palacio Salvo se impone sobre la Plaza Independencia
 

El ex Hotel Colón: joya de la Ciudad Vieja


Ubicación: Esquina de Rincón y Bartolomé Mitre.

Es imposible pasar por esta esquina de la Ciudad Vieja y no pararse a mirar este bellísimo edificio inspirado en la arquitectura francesa. Fue construido entre 1907 y 1909 para albergar el Palacio Gandós, también conocido como Hotel Colón porque sus plantas altas funcionaron como hotel. Tiene cinco niveles con planta baja comercial, estructurados en torno a dos grandes patios. Entre su época de esplendor y principios de la década del 2000, funcionó como pensión y vivienda de ocupantes informales, con lo cual sufrió significativas alteraciones. Ya en el 2003 se recicló completamente para sede del Banco Interamericano de Desarrollo manteniendo los locales comerciales en planta baja. 

El antiguo Hotel Colón
El Hotel Colón en su auge






El edificio hoy, sede del BID



Hotel Casino Carrasco: el reflote del Titanic


Ubicación: Rambla República de México esq. Arocena.

No solo el tamaño y el lujo de este hotel nos recuerda al Titanic. También su fecha de origen: empezó a construirse en 1912, el mismo año que zarpó -y pereció- el famoso buque. Alfredo Arocena estuvo al mando de la construcción, de acuerdo al proyecto de los arquitectos franceses Jacques Dunat y Gastón Mallet y la colaboración posterior del uruguayo Felix Elena. El diseño se inspiró en las suntuosas residencias de los balnearios europeos con parques arbolados. La Primera Guerra Mundial en 1914 interrumpió los trabajos, y la intendencia montevideana adquirió los terrenos y el edificio inconcluso. Finalmente abrió en 1921, con esculturas de mármol de Carrara en los jardines, 116 habitaciones, terrazas cubiertas y al aire libre, salas de juego y salón de fiestas con orquestas bailables.

Hotel Casino Carrasco - Foto Antigua
Así se veía el impresionante Hotel Carrasco sobre el mar

Con el paso del tiempo y del desinterés, su vigencia caducó. Igual que el Titanic, el hotel se hundió en el abandono y el deterioro. Pero era un emblema demasiado valioso para la ciudad como para quedar por siempre en el olvido. Varias décadas después se reescribiría la historia. En 2010 se llamó a licitación para su reactivación, para poner a punto las instalaciones y devolverle la vida a un edificio único ubicado en un sector privilegiado. Un equipo de 400 restauradores uruguayos y argentinos se ocuparon de la recuperación hasta el último detalle. 

Hotel Casino Carrasco hoy

En 2013 volvió a abrir sus puertas como uno de los hoteles más sofisticados del país, con sala de casino, spa y restaurantes de alto nivel, en manos de la exclusiva cadena hotelera internacional Sofitel. Ojalá podamos ver más edificios titánicos rescatados del olvido para embellecer más nuestra ciudad.



Esta historia de hoteles olvidados no termina aquí. Pronto llega la segunda parte con los hoteles fantasmas de la ciudad...



¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?